Estefanía Domínguez: “En cuanto se pueda y Extremadura haga su primera prueba quiero hacer un triatlón”

Estefanía Domínguez fue campeona de España de Triatlón y subcampeona de España de Acuatlón en 2015 y aunque ahora se ha centrado en su trabajo y su familia, no deja de estar ligada al triatlón.

De hecho, esta deportista pacense tenía pensado tomarse una año sabático en el triatlón, pero el Covid-19 le ha hecho volver a tener ese gusanillo por competir y no descarta estar en alguna prueba del calendario extremeño próximamente.

¿Cómo has llevado el confinamiento?

Soy entrenadora personal y docente de ciclo superior y medio de Actividad Física y he seguido trabajando, teletrabajando en este caso. Ha sido una locura porque nos hemos tenido que poner al día con las tecnologías y he hecho entrenamientos que me han servido para mantenerme un poquito en forma.

Este año estaba todavía sin federarme porque no pretendía competir porque necesitaba un tiempo para mi hija, pero ahora me han entrado ganas.

¿Cómo han sido los entrenamientos estos días?

Aunque no entreno con el mismo nivel que antes, intento siempre estar en contacto con el triatlón. Hemos estado Eloy y yo entrenando con el rodillo de equilibrio, que yo estoy más acostumbrada a él, Eloy no tanto, y la preparación física con lo que teníamos, con lo que le hacía yo a mis chicos, con garrafas de cinco litros, algunas pesas.

El correr hemos tardado un poco más, aunque ahora podemos salir. El agua ya la semana pasada nos metimos en el río en Coria y después de tantos meses ya pudimos recordar lo que era eso de nadar.

Básicamente ha sido bici de rodillo y mucha preparación física con muchos entrenamientos de fuerza, prevención de lesiones y con el confinamiento hacíamos entrenamientos de alta intensidad y funcionales.

Entonces el Covid-19 te ha devuelto el gusanillo por la competición ¿no?

Sí porque como ves en las redes sociales a compañeros tuyos cuando estabas en la competición, como luchaban por entrenar aunque sea con el rodillo y a Eloy que lo veía con el virtual.

Como yo no tengo rodillo con potenciómetro no podía hacer carreras virtuales y me entraron ganas.

Entonces me dije que cuando terminara esto iba a hacer un triatlón. En cuanto se pueda y Extremadura haga su primera prueba, este como este, quiero hacer un triatlón aunque me ahogue.

Además seguro que estoy igual que mucha gente, porque como no hemos podido entrenar. El caso es disfrutar de nuestro deporte.

Ahora te cambia mucho el chip. Yo no tenía pensado en participar porque no tenía mucho tiempo con los dos teletrabajos y la niña pequeña de tres años y el año pasado fue mucho estrés.

¿Qué es lo que más has echado de menos estos días?

Estos días me he confinado en Cáceres, aunque yo soy de Badajoz, y lo que más he echado de menos es la familia.

No echaba de menos el entrenamiento porque estaba muy estresada y luego echaba de menos entrenar como lo hacía antes, hasta salir con la bici, que es lo que menos gusta.

Cosas que antes que alomejor no te hacían tanta ilusión, ahora lo valoras más.

¿Qué es lo que tiene de especial una competición?

El triatlón es mi forma de vida, aunque yo este año no hubiera participado mi pareja sí y hubiera vivido el ambiente de competición, y más de un triatlón que es diferente a cualquier otro deporte, por lo menos mi visión.

Te da libertad, afán de superación y cuando terminas una prueba de triatlón respiras y me da bienestar. Como me he criado con este deporte, para mí es todo.

Un mensaje para el triatlón extremeño

Animo a todos, sobre todo ahora, que apoyemos al triatlón y en el momento que haya una prueba estemos todos. Somos una familia todos los que llevamos el triatlón en la sangre y este confinamiento nos ha hecho más fuertes.

Emplazo a todos para que la primera prueba que haya estemos todos allí para ver un poco más de cerca que la normalidad está casi conseguida.