Sergio Muñoz tras ser arrollado por un coche: “Todo ha quedado en un susto”

Sergio Muñoz, triatleta bilbaíno afincado en Plasencia, no se olvidará del primer día que el Gobierno de España permitió salir a practicar deporte después del estricto confinamiento al que se han visto sometidos los españoles a causa del Coronavirus.

Alrededor de las 21 horas, del sábado 2 de mayo, el triatleta del Diablillos de Rivas salió por primera vez a entrenar, después de tantas horas de rodillo, cuando fue atropellado por un coche.

Según narra Muñoz, él iba por su carril y el coche iba por el suyo pero al llegar a un cruce el conductor del vehículo quiso meterse a gran velocidad y arrolló al deportista. Después de eso se dio a la fuga.

Varios testigos de los sucedido fueron a socorrerle y notificaron a una patrulla de la Policía Local lo sucedido que en poco tiempo dieron caza al vehículo huido.

Tras hacer las pertinentes pruebas médicas y algunas radiografías, Sergio Muñoz ha tenido mucha suerte. Después del aparatoso accidente tan solo tiene algunos dolores musculares y una fisura en la muñeca.

“Todo ha quedado en un susto, dolores musculares y una fisura en la muñeca. La bicicleta ha quedado destrozada pero eso no es lo importante. Ahora a pensar en recuperarme”, ha explicado el triatleta afincado en Plasencia.

El triatleta ha querido mandar un mensaje a todos los conductores: “Que tengan cuidado en la carretera porque no es solo de ellos, aunque a veces nosotros tenemos la culpa, y tenemos que compartirla.

Todo esto llega después de que Sergio Muñoz haya protagonizado un confinamiento ejemplar. Muchas horas de rodillo y algunos ejercicios de fuerza para no perder la forma, aunque “sin obsesionarme y permitirme algunos caprichos”.

A sus compañeros de deportes ha querido “darle muchos ánimos, que ellos que pueden salir a correr y montar en bici lo aprovechen y disfruten. Que no se obsesionen que poco a poco saldremos adelante”.

Antes del parón obligado por el coronavirus Sergio Muñoz se encontraba preparando el Campeonato de España de Duatlón donde se veía “con posibilidades de dar guerra, porque estaba trabajando bastante bien”.