Santiago Martín-Romo: “Lo que más echo de menos es el contacto con la gente”

Santiago Martín-Romo se proclamó la temporada pasada campeón de la Liga FEXTRI y este año por motivos familiares ha tenido que dejarla a un lado. Sin embargo, cuando sus obligaciones se lo permiten, no ha dejado de entrenar en este tiempo de cuarentena por el Covid-19.

¿Qué tal has llevado el confinamiento?

El confinamiento nos ha tocado vivirlo en un momento de nuestra vida bastante complicado, porque cuando se decretó el estado de alarma teníamos un bebe de apenas dos meses, un niño de dos años y otro de cuatro. Entonces el hecho de estar encerrados en casa con ellos las 24 horas supone una intensidad bastante constante.

Todo esto sin ayuda externa y sobre todo cuando tienes que alternarlo con tu trabajo. Yo soy profesor de educación física y tenemos que seguir con la enseñanza desde casa y hacer trabajo en equipo con la madre para compatibilizar esto porque es una demanda constante de los niños durante 24 horas.

Partiendo de eso, de esa dificultad, estamos llevando el confinamiento bastante bien porque estamos muy mentalizados. De hecho, anticipándonos un poco a lo que podía ocurrir, viendo lo que estaba sucediendo en otros países, nosotros empezamos un poco antes el confinamiento en casa saliendo menos.

Como estamos tan mentalizados de que tenía que ser así lo llevamos muy bien y se ha convertido en nuestra forma de vida.

Todo eso, además hay que compaginarlo con el entrenamiento ¿no?

Eso queda relegado a un último lugar en esta circunstancia. De hecho esta temporada había decidido no competir por la complicación que nos suponía un tercer bebe y las prioridades que tienes en tu vida.

Había decidido no competir, pero eso no significa que había decidido no entrenar. No iba a ser un año sabático pero he dejado de lado un poco las competiciones. Entonces no me he comido mucho la cabeza con el hecho de intentar compatibilizar el confinamiento con la conciliación familiar y con el deporte. Sí que intento sacar todos los días un rato para hacer deporte pero sin obsesionarme.

De hecho las primeras semanas de confinamiento no hice absolutamente nada pero luego el cuerpo te lo va pidiendo y sí que intento sacar todos los días un ratito para hacer deporte.

¿Cómo son tus entrenamientos diarios?

Mi metodología de trabajo se reduce a poco tiempo y un momento bastante difícil, que es el momento de la siesta. Cuando duermen ‘las fieras’ es cuando aprovecho para hacer rodillo que tengo en casa. Eso intento hacerlo todo los días, a veces son 40 minutos y otros una hora.

Después, en momentos puntuales y cuando nos organizamos entre la madre y yo, tengo un pequeño gimnasio en casa y hago trabajo de fuerza, dos o tres veces a la semana, que lo combino con boxeo, que es una de las aficiones que estoy, no recuperando porque nunca la he practicando pero sí iniciándome y me está manteniendo bastante enchufado a nivel deportivo.

Entonces en cuanto a lo deportivo el Coronavirus no te ha afectado

En cuanto a mis objetivos deportivos no porque esta temporada no los tenía, en cuanto a las competiciones. Sí que tenía objetivos más a medio largo plazo pensando en la temporada siguiente o la que viene pero esta temporada no.

¿Qué es lo que más has echado de menos estos días?

Lo que más echo de menos es el contacto con la gente. Somos un país latino y nos gusta la calle y el contacto con los demás, abrazar a tus padres, quedar con los amigos y la grupeta para salir a rodar.

Luego también echo de menos la naturaleza. El salir al campo, el aire libre, y la libertad que te da ir por la calle y por el campo.

La temporada pasada ganaste la Liga FEXTRI. La que viene ¿te has planteado el objetivo de luchar por ella de nuevo?

No lo sé, primero hay que ver como es el planteamiento de la Liga FEXTRI, cuantas pruebas son, y como encajan en el calendario. Claro que disputaré muchas pruebas de la Liga pero no se sí me podré plantear hacer todas las pruebas porque al final son bastantes y te supone estar comprometido muchos fines de semana.

A la que te salga un compromiso familiar y te pierdes una prueba, pierdes muchas opciones. No lo descarto pero tengo que valorarlo junto a otros objetivos deportivos.

Un mensaje para los triatletas extremeños

Triatletas, nosotros somos deportistas y somos bastante disciplinados. Los triatletas somos bastantes responsables por lo que tenemos que traducir esa responsabilidad en actuaciones. Hagamos de nuestra práctica diaria un ejemplo a la sociedad cumpliendo con las normas que se nos imponen, con el horario, restricciones de movimiento, para las limitaciones de práctica deportiva dentro del límite municipal porque es lo que nos queda a los deportistas y en particular a los triatletas.