Miguel Parra: “Nos vamos a ver pronto disfrutando de este deporte”

Miguel Parra y su mujer Rosa, junto a sus hijos Miguel y Damián, son un matrimonio que está federado por la Federación Extremeña de Triatlón. En esta entrevista nos han contado como están viviendo el confinamiento y como entrenan en familia.

¿Cómo estáis llevando el confinamiento?

En una primera fase mal y luego ya te adaptas a ello, te resignas e intentas sobrellevarlo lo mejor posible el día a día aquí en casa.

Al principio fue mal porque como todos los cambios bruscos al principio había que adaptarse un poco y hay momentos que no asimilas que tienes que estar encerrado o a veces apetece a los niños salir y no puedes hacerlo. Hasta que mentalmente asimilamos eso lleva un tiempo.

Después con el día a día ya solo piensas en otro día más no cuando va a acabar.

¿Cómo entrenáis en casa?

Nosotros somos cuatro federados por la Federación Extremeña de Triatlón y la rutina de los mayores es un poco distinta a la de los pequeños.

La mía depende del día. Hay veces que lo que me apetece es relajarme y lo que hago es coger una bicicleta estática y ponerme una película. El resto de los días intento ser un poco más estricto.

Entre los cuatro hacemos una tabla de circuitos, tenemos por suerte un patio grande, y nos ponemos. Intentamos que los niños participen siempre.

También me han dejado un rodillo, que es lo que más estoy utilizando porque no puedo correr porque llevo varios meses lesionado de la rodilla y quedó con cuatro amigos y nos ponemos a hablar y hacer una etapa en una plataforma digital.

En el caso de mi mujer Rosa, ella hace lo mismo. Utiliza la bicicleta estática o el rodillo y queda con sus compañeras de equipo y “salen en bici” como solemos decir por aquí.

En cuanto a los niños, ellos entrenan a veces utilizando la imaginación. Haciendo los ejercicios que les manda el monitor del club, a veces se montan en el rodillo y hacen juegos. Intentamos todos los días hacer algo.

Intentamos entrenar los cuatro juntos, sobre todo para que los niños participen porque ellos no encuentran motivación porque no hay más niños a su alrededor.

Incluso yo a veces me he levantado a las seis o las siete de la mañana y me he puesto a pedalear porque es lo que me apetecía.

¿Qué competiciones os habéis perdido durante el estado de alarma?

Para mí este tiempo me está sirviendo para una recuperación lenta pero tanto los niños como Rosa se están perdiendo todas las competiciones de la Liga Fextri.

Además yo tenía pensado, junto a unos compañeros, hacer un medio en junio que no vamos a poder hacerlo y a ver si las pruebas que estaban prevista salen adelante.

¿Qué es lo que más estáis echando de menos estos días?

Más que el deporte en si, utilizar el deporte para estar con los amigos y para evadirte un poco. Salir a pedalear y quedar la mente en blanco y llegar hasta donde las piernas te lleven sin tener otro objetivo.

¿Cuántas ganas hay de volver a hacer triatlón?

Aquí en casa muchas porque los niños crecen, estamos bastante comprometidos con el club y ahora que empezaba lo bonito que es el agua, nadar en aguas abiertas, es lo que nos estamos perdiendo. El triatlón puro y duro.

¿Cómo se consigue que una familia entera practique el triatlón?

Con mucha organización y cierto sacrificio porque cuando uno de los padres entrena el otro no puedo, sobre todo cuando los niños son pequeños hasta que lleguen a una edad cuando podamos salir los cuatro juntos.

Pero sobre todo es organización y entusiasmo de poder hacerlo y que todos participemos.

Un mensaje para el triatlón extremeño

Tanto a los mayores como a los pequeños les quiero decir que esto va a acabar y que nos vamos a ver pronto disfrutando de este deporte y siempre con una sonrisa en la cara. El resultado dará igual.